Delicatessen

Yogur delicatessen

Yogur

En sus orígenes en España, el yogur se vendía en Farmacias, y es que se creía que este alimento lácteo tenía grandes ventajas para la salud. Que el yogur tiene numerosas propiedades, es conocido por todos, pero, por suerte, ahora consumirlo es mucho más sencillo que hace cien años.

Tipos de yogures hay muchos en la actualidad, y se pueden comprar dependiendo del sabor, el tipo de leche, el contenido en grasas o del modo en que se ha fermentado. Aunque también existe una variedad delicatessen.

Yogur delicatessen, un lácteo de calidad

A partir de auténtica leche de vaca, con todo el contenido graso, se obtiene un yogur de gran calidad y que destaca por su sabor a leche y por su cremosidad, el yogur La Ermita es un derivado lácteo cremoso y ácido.

En un yogur, el proceso de conservación es esencial, no solo para mantener el sabor, sino también para asegurar que el producto no se corromperá, por ello, este yogur se presenta en un envase de vidrio, que es la mejor forma de mantener todas las propiedades intactas del yogur.

El yogur La Ermita no es solo un postre, sino que permite su utilización en la preparación de salsas y aperitivos, y resulta delicioso en ensaladas.

A la variedad tradicional, se ha unido recientemente la posibilidad de disfrutar de una versión con 0% de materia grasa.

Un yogur distinto

Si bien es cierto que el yogur es un producto alimentario que se consume a diario, lo cierto es que no todos los yogures tienen la misma calidad, los yogures delicatessen tienen un precio mucho más alto, pero el precio va en consonancia con una calidad mucho mayor, y con la garantía de estar tomando un alimento que realmente tiene beneficios sobre la salud.