Viajes

Viena, la ciudad de los cafés

foto cafe

Viena es una de las capitales europeas con mayor poso cultural. La antigua capital del imperio austro-húngaro cuenta con un centro histórico bellísimo, que fue declarado en el año 2001 patrimonio de la humanidad. Sólo por verlo, ya merece la pena el viaje.

Siglos de historia

Pero Viena es conocida, además, como la ciudad de los cafés.  La degustación del café es en Viena toda una institución. Locales con siglos de historia se han convertido en el refugio ideal para tertulias literarias, partidas de ajedrez y lecturas plácidas frente a una taza de café caliente.

En Viena los cafés se cuentan por centenares. El café ha sido y sigue siendo parte esencial de la vida vienesa y sin lugar a dudas la aportación humano-cultural más importante de la ciudad.

Todos tienen su historia

Los mejores cafés se concentran en la ciudad vieja, y cada uno tiene su historia. Se dice que la emperatriz Sissí hizo del salón de té Demmel su casa, y que Strauss y Mahler compusieron algunas melodías en el Museum, local donde Klimt y Kokoschka tenían su propia mesa y que hoy es el favorito de los estudiantes de bellas artes.

Quienes añoran otros tiempos suelen acudir a primera hora al Sperl, un superviviente del siglo XIX, para tomar su famoso Strudel recién hecho, o se dejan ver por el Frauenhuber, al parecer el café más antiguo de Viena, donde el propio Mozart puso música de fondo en más de una ocasión.

Sea cual sea el café que os guste, en Viena se repite cada tarde, a las cuatro en punto, el ritual del café y las pastas. Los clientes ocupan su mesa habitual y no la dejan hasta la hora de la cena. Es tradición, cultura y comunicación.

  • Pingback: San Petesburgo, “la Venecia del Norte” | Blog Cruceros

  • Pingback: Valparaíso, la belleza del mestizaje arquitectónico | Blog Cruceros