Relojes

Un reloj de cuatro millones de euros

Si un diamante dicen que es para siempre, ¿hasta cuándo será si la piedra va engarzada en un exclusivo reloj valorado en 4 millones de euros? Ése es el precio en que fue valorado un modelo único fabricado por Lois Vuitton Moët Hennessy Hublot (LVMH) que este año causó sensación en la Feria Baseworld, uno de los certámenes más populares de cuantos se celebran en el mundo y que está referido a la alta joyería y la relojería.

Y es que se confirma que el sector del lujo ha esquivado la crisis que afecta al resto de la economía internacional, y continúa creciendo a ritmos de dos dígitos.

Los exclusivos clientes de las firmas más prestigiosas no han dejado de comprar, más bien al contrario. Hublot confirmó que el citado reloj, de oro blanco y con incrustaciones de diamantes (1.282 cristales, nada más y nada menos),  fue vendido nada más que fue presentado a un minorista asiático.

Con esta noticia, no es de extrañar que la confianza de los fabricantes en cuestión de las futuras ventas sea total y continúen sacando al mercado piezas cada vez más valiosas. Tan solo en este evento de Basilea, que dura diez días, algunas marcas confirmaron que realizaron hasta el 70% de sus ventas anuales.

Famosos embajadores

Los responsables del grupo Swatch y Omega también confirmaron en Baselworld que las ventas iban a ser superiores en los próximos tiempos y destacaron la ayuda que les proporciona la saga del Agente 007, pues el actor Daniel Craig, en la última entrega, lucía en su muñeca un espectacular Omega que posteriormente sale al mercado.

Además de Daniel Craig, otros famosos que colaboran con la marca de relojes Omega son George Clooney y Nicole Kidman.