Delicatessen

Top cinco de las comidas más caras del mundo

Cada país y cada cultura tienen sus especialidades culinarias y sus productos estrella, influyendo la forma de preparación y otros aspectos. Para envidia de muchos y regocijo de pocos, se ha elaborado una lista de las cinco comidas más caras del mundo.

Algunas de estas comidas pueden degustarlas todo el mundo porque tienen precios asequibles, pero hay otras delicatessen que solamente están al alcance de unos pocos debido a su exclusividad. A continuación detallamos el top de las comidas más caras del mundo:

En el número uno se encuentra, con un increíble precio de 50.000 dólares, 12 frutos de la primera cosecha de mangos Brisbane, concretamente se pagaron en una subasta 4.200 dólares por pieza.

En el segundo puesto se encuentra la langosta Frittata, que sirven en el restaurante Norma de Nueva York y que alcanza el precio de 1.000 dólares por pieza, aunque hay que especificar que la langosta pesa medio kilo y que además viene recubierta de caviar.

Con el número tres está una especia que todo el mundo conoce y que es la más cara, es el azafrán. Esta especia se fabrica secando los filamentos de una flor, de la que se necesitan 75.000 flores para producir medio kilo que costaría unos 2.000 dólares.

Flor del Azafrán

En el número cuatro se encuentra un helado, si alguien se pregunta cuál es el helado más caro del mundo, la respuesta está en el restaurante Serendipity 3 de Nueva York, es un helado de chocolate que cuesta 25.000 dólares por porción, se realiza con una mezcla de ocho tipos de cacao diferentes y con oro comestible de 23 quilates. La presentación se realiza en un cáliz de oro decorado con diamantes blancos. Incluso se ofrece una cuchara de oro para disfrutar de esta delicatessen

Para terminar en el quinto puesto encontramos un tipo de caviar llamado Almas que tiene un precio de venta de 25.000 dólares. Su envase es de estaño y oro de 24 quilates lo que sin duda contribuye a que tenga ese precio, aunque también existe una lata más pequeña a 1.250 dólares, a quien no pueda resistirse a probar esta delicatessen, se vende en Caviar House & Prunier en Londres.

Sin duda que nos encantaría degustar alguna de estas delicatessen pero lamentablemente solo están al alcance de unos pocos.