Vehículos

Shooting Break, el Mercedes familiar con aire de coupé

fotomercedes

Mercedes-Benz ha presentado un nuevo modelo incluido en su elegante clase CLS, el Shooting Break, una berlina familiar con aires de coupé que sin duda va a sorprender.

Y es que la popular firma alemana de automóviles ha dado en los últimos años un gran salto adelante en cuestión de diseño, una marca siempre a la vanguardia en lo que a la tecnología se refiere pero hasta no hace mucho tiempo demasiado conservadora a la hora de buscar nuevos diseños en sus coches.

Sin embargo, ha sabido dar con la tecla necesaria para lanzar en estos últimos años modelos cargados de personalidad estética, con apuestas arriesgadas incluso como es este CLS Shooting Break, un coche para competir con la Serie 7 de BMW.

Gran personalidad

Si el CLS puede considerarse como la versión coupé de cuatro puertas del Clase E, el Shooting Break pasa por ser la variante familiar del CLS, una carrocería que  mezcla rasgos de ambos modelos, coupé y familiar, para ofrecer un modelo cargado de personalidad.

Mide 4,95 metros de longitud, 1,88 metros de anchura y 1,41 metros de altura, dimensiones prácticamente idénticas al propio CLS, aunque mejora la habitabilidad en las plazas traseras.

La gama CLS Shooting Brake arranca en precios próximos a los 68.000 euros y, frente al CLS y a igualdad de motor, supone una diferencia de precio que llega a ser hasta 5.000 euros superior.

Diesel y gasolina

Hay cuatro versiones, dos Diesel  de 204 y 265 cv y dos gasolina de 306 y 408 cv, además del AMG de 525 cv. Todos los motores cuentan con cambio automático de siete velocidades con sistema de parada y arranque automático en ciudad.