Delicatessen

Plata comestible: un ingrediente al alcance de unos pocos

plata comestible

El cuerpo humano necesita minerales para estar sano y funcionar correctamente, pero no todos los minerales son las exclusivos como la plata. Ahora es posible dar un toque muy especial a cualquier plato, basta una mínima porción de plata para convertirlo en todo un ejemplo de lujo y exclusividad.

¿A qué sabe la plata?

Quienes han tenido el privilegio de probar este curioso ingrediente, indican que la plata no destaca especialmente por su sabor, ligeramente metálico, aunque fresco al paladar, no especialmente perceptible, ya que la cantidad que se emplea es mínima. Aunque también es cierto que, no todo es paladar, y lo realmente importante de este ingrediente es que no es apto para todos los bolsillos, así que sería acertado decir, que la plata, al igual que el oro sabe a lujo y exclusividad.

¿Cómo preparar un plato con plata?

La plata en gastronomía es cuestión de vista, cualquier plato de cualquier tipo puede tener el toque brillante y especial de la plata. Basta agregar una pizca de plata en polvo a un postre, a una sopa o a un plato de carne  para convertirlo en un plato a otro nivel. Gracias a las innovaciones en tecnología, y a su aplicación en el mundo de la gastronomía, puede que en poco tiempo sea posible disfrutar de finísimas planchas de pan de plata para cocinar, al igual que hoy ya es posible disfrutar de una cobertura de pan de oro en algunas tartas.

¿Cuanto cuesta?

El precio de 100 gramos de polvo de plata comestible ronda los 40€. Se vende en envase de lujo, por lo tanto, la plata comestible es perfecta para un regalo.