Joyas

Pequeños diamantes hechos con tequila

Desde siempre se han intentado fabricar piedras preciosas de un modo más o menos creativo, con resultados no muy buenos. Al menos en lo que es imitar a la naturaleza, las cosas no suelen salir perfectas. Sin embargo, unos científicos mexicanos, han logrado fabricar diamantes, usando lo que es tal vez su bebida más conocida, el tequila.

Por el momento, lo que han conseguido son unas pequeñas capas de diamantes, que no tienen un empleo posible en joyería. Insisto, como afirmé antes… por ahora. Sin embargo, parecen ser una posible alternativa al silicio, en los chips que se emplean en los ordenadores o aparatos similares. También podrían tener otros usos, como recubriendo algún tipo de herramienta de corte, mejorando claramente la eficiencia de las mismas.

Los autores de este trabajo, encabezados por el físico mexicano Miguel Apatiga, han obtenido, por ahora, unos pequeños cristales de carbono tal cual los diamantes que se encuentran en la naturaleza, salvo por el tamaño.

El mismo grupo mexicano viene intentando diversas formas de fabricar diamantes desde 1995. Los primeros intentos han sido con gas metano, consiguiendo algunos resultados. Posteriormente decidieron intentarlo con una mezcla de agua y etanol, en una proporción de 60-40 respectivamente. Como esa es una solución muy similar a la del tequila, experimentaron usando un tequila común. Los resultados fueron muy buenos, con la obtención de esas capas de cristales.

Aún se encuentran en etapa experimental, por lo que es muy prematuro predecir si los resultados son comercializables. El aspecto costos, obviamente, es el limitante mayor. Esperemos entonces, noticias favorables para este grupo mexicano.