Otros articulos

Peligrosos errores de protocolo

Peligrosos errores de protocolo

Cuando se prepara un evento sumamente formal, el cuidado de los detalles es clave. Pero si ese evento es tan formal que además involucra cuestiones de estado, son muchas las personas que intervienen en esa preparación. Y cuando ocurren errores y sobretodo si son de esos bien feos, uno se pregunta si el causante ha sido el interesado y protagonista del error o de quienes tienen como tarea asesorarlo.

En estos días hubo un pequeño incidente que pudo ser muy vergonzoso. La Reina Isabel recibía, obviamente de modo súper formal al presidente turco y a su esposa. El problema es que la esposa llevaba un calzado con cerca de 15 cm de tacones. Además de no ser un calzado lo suficientemente formal, la probabilidad de tener un problema es alta.

No pasó nada más grave que un leve tropezón, que no llegó a ser caída, en plena alfombra roja. La Reina Isabel que suele verse inmutable pase lo que pase, no pudo evitar poner una cara de asombro obvia, ni dejar luego de mirar esos imposibles tacones. Decir que logró mover del más estricto protocolo a la Reina Isabel es mucho.

Pero la pregunta de si el error fue de la esposa del presidente turco o de sus asesores de imagen me ha quedado rondando. En muchos casos hay personas que simplemente no se dejan asesorar y se sienten muy seguras con lo que hacen. No siempre es mala idea, pero arriesgarse a tropezar y caer frente a la Reina Isabel, es un riesgo inútil e innecesario.