Joyas

Pedir prestada la joya

En las bodas, cualquiera sea, la tradición ocupa un cierto lugar. Si hablamos de una boda real, la tradición es prácticamente quien manda en cada detalle. Para la impecable boda del Príncipe Guillermo y Kate Middelton, cada detalles fue respetado al máximo.

Uno de esos detalles era cumplir con la tradición del objeto prestado. En este caso fue la tiara que usó la novia, The Halo Tiara, que pertenece a la Reina Isabel II. Pero la Reina no puede ofrecer la tiara, la tradición marca que la interesada tiene que tomar la iniciativa.

La fabulosa tiara que se usó en la boda, tiene 739 diamantes talla brillante  y 149 con la tradicional talla baguette, todos montados sobre platino. Esta joya fue diseñada en 1936 por Cartier y se la regaló el padre de la actual Reina, a su madre.

Imagen: