Hoteles

Nadando en las alturas

Nadar a 200 metros de altura no es una experiencia común. Y no me refiero a nadar en algún lugar que se encuentre a 200 metros sobre el nivel del mar. Hablo de estar a 200 metros del suelo. Solo pensarlo me da miedo y a su vez, un poco de tentación. Si me decido entre esas emociones, ya tengo donde hacerlo.

Se trata de un hotel de lujo en Singapur, donde la palabra lujo es cada día más frecuente. Es el Hotel Marina Bay Sands, que tiene una construcción sumamente interesante. Son tres edificios separados, pero que comparten esta última planta, donde se encuentra la piscina. Es la planta 55.

La piscina tiene 150 metros de largo, y llega hasta el borde, dando la sensación que se derrama hacia abajo, pero en realidad no lo hace, por supuesto.

Un dato interesante es que se puede visitar sin estar alojados en el hotel, pero el costo de esta visita, es obviamente elevado.

Imagen: marinabaysands.com