Viajes

Mónaco, el elogio a la opulencia

Monaco

El Principado de Mónaco es un pequeño pero exclusivo territorio europeo en el que el lujo se respira por todos sus rincones. Coches de alta gama por sus carreteras, imponentes yates en su puerto, las boutiques más exclusivas en sus calles, y el Gran Casino de Montecarlo, icono del éxito del dinero.

La ciudad, pequeña y coqueta, se asienta a las faldas de una rocosa montaña y está bañada por las aguas del Mediterráneo. A caballo entre Francia e Italia, Mónaco bebe de esas dos culturas.

Castillo de los Grimaldi

Uno de sus edificios emblemáticos, aparte del Gran Casino, es el Castillo Grimaldi, dinastía que ostenta la máxima representación de la ciudad.

Especial encanto tiene el amanecer, así como los paseos a la luz de la luna. Porque Mónaco es una ciudad en la que se vive tanto de día como, sobre todo, de noche, donde lo que impera es el dejarse ver.

A Mónaco llegan dos tipos de turistas, el de alto poder adquisitivo, aquellos que conducen Ferraris o atracan sus yates en el puerto, y los que llegan como meros espectadores para disfrutar viendo todo ese exclusivo ambiente. Los precios para el visitante medio son prohibitivos  y  las posibilidades de gasto ilimitadas.

GP de Fórmula 1

Pasear por sus monumentales y bien cuidadas calles es una de las actividades principales para todo aquel que visita Mónaco por primera vez. Descubrir y asombrarse del elogio a la opulencia en que se ha convertido este pequeño terruño.

Otra de las tareas inexcusables es recorrer  en coche las mismas calles que forman parte del GP de Fórmula 1, el más carismático del Mundial de Automovilismo, las mismas por las que han triunfado Fittipaldi, Sena o Schumacher.

 

 

 

  • Pingback: El fútbol francés irá a la huelga por los impuestos » Blog Deporte