Otros articulos

Los regalos de lujo más originales

Regalo exclusivo

Cuando se trata de ir de compras, Nueva York y sus calles de boutiques y de moda son una buena opción siempre y cuando llevemos encima unos cuantos dólares. La Quinta Avenida es una de las calles más conocidas de la Gran Manzana, protagonista de un sinfín de películas donde actrices como Audrey Hepburn o las chicas de ‘Sexo en Nueva York’, por ejemplo, han mirado los escaparates de sus tiendas con deseo y comprado en ellas prendas exquisitas al alcance de las economías más altas. Paseando por esa avenida, encontraremos además multitud de artículos que van desde los más caros a los más excéntricos, por lo que si estás buscando regalos originales y exclusivos no aptos para todos los bolsillos no desaproveches esta oportunidad.

Aunque para excentricidades la de los famosos a quienes les sobra el dinero y no les importa gastarse unos cuantos millones de dólares. Por poner un caso, el ex boxeador, Mike Tyson le regaló a su primera esposa, Robin Givens, una bañera de dos millones de dólares. La cantante Katy Perry se gastó 200 mil dólares en sorprender a su marido con un viaje al espacio o el futbolista David Beckham, quien le regaló a su esposa, la ex Spice Girls, Victoria Beckham, un viñedo multitudinario en el Valle de Napa por su 34 cumpleaños.

Así podríamos seguir y tendríamos una lista interminable de regalos originales y exclusivos que solo las estrellas del mundo del espectáculo o los hijos de padres multitudinarios podrán adquirir.

Aunque, sin duda, cuando hablamos de lujo tendemos a asociar esta palabra con las joyas: relojes, colgantes, pendientes… y hay marcas que brillan con luz propia como Tiffany’s o Chopard, una compañía suiza que produce todo tipo de joyería y de accesorios de lujo. En cuanto a los relojes, el Chopard 201-Carat que, a simple vista, parece más una joya que un reloj lleva incrustados un número importante de diamantes que dificultan saber qué hora es con solo mirar la esfera.  Es el más caro del mundo y está formado por tres diamantes: uno rosado de 15 quilates, otro azul de 11 y uno blanco de 12 quilates, cada uno con forma de corazón. Luego, alrededor de estos tres grandes diamantes encontramos otros más pequeños de color blanco y amarillo que suman un total de 163 quilates.

¿Alguien se puede resistir a tanto lujo? No es fácil lucir unas piezas tan caras y mucho menos, elegir una sola de entre tantas.

Etiquetas: