Otros articulos

La ópera más cara del mundo

fotoscala

Un total de 2.000 euros. Ése fue el precio de una localidad en La Scala de Milán para presenciar la ópera “Lohengrin”, de Richard Wagner. Por delante, 4 horas y 50 minutos de representación con el gran Daniel Barenboim a la batuta. Ocurrió el pasado 7 de diciembre, es decir, la mítica noche de Sant’Ambrogio, en la que La Scala inaugura su temporada y se considera uno de los actos sociales más cotizados del país, donde más que ver es importante que te vean. Etiqueta obligatoria, joyas, flashes de paparazzis.

Espectáculo cultural

Asistir esa noche a la ópera de la Scala costaba 2.000 euros. Números redondos para los tickets más caros. Precio único por cualquiera de las butacas de platea o los palcos del sector amarillo. Ningún otro espectáculo cultural del mundo alcanza esos niveles. Al menos, ninguno cuyos precios sean públicos y el acceso a las entradas no esté restringido.

Pagar 2.000 euros puede ser considerado por algunos como un sacrilegio, más si cabe si para esa misma función las entradas más baratas costaban 50 euros (oficialmente existen, pero son imposibles de localizar) o si esas mismas butacas vip, para cualquier otra función en La Scala, no superan los 210 euros. Pero para otros, asistir a la noche de Sant’Ambrogio y en las mejores plazas supone una inversión rentable, bien por sus gustos musicales, bien por intereses sociales.

Otras óperas

Los altos precios no son algo exclusivo de La Scala, sino que van ligados a la mayor parte de los montajes operísticos. Asistir desde la mejor butaca a un estreno en el Metropolitan de Nueva York alcanza los 475 dólares (353 euros), un precio muy similar al que se debe pagar en el Covent Garden londinense.

Asistir a una ópera en la noche de Sant´Ambrogio en La Scala puede dejarnos sin dinero para ir de compras en Milán.