Otros articulos

La monarquía británica y las energías renovables

Hay cosas que no cambian nunca y cosas que están cambiando mucho. Tal vez si hay algo que se puede relacionar con el concepto de tradición es la monarquía británica. Sin embargo, a pesar de ser lo más tradicional en casi todos los sentidos, al menos están siendo innovadores en uno muy importante y es en el apoyar las energías renovables y llevar a la vida diaria eso de ser amigables con el planeta.

Desde ahora el castillo de Windsor cuenta con energía propia, generada en dos enormes turbinas sumergidas en el Támesis que no solo surtirán de la energía suficiente al castillo sino que generan bastante energía como para 400 hogares más. De hecho ese sobrante sería vendido por la reina.

Las turbinas son diseño de Arquímedes y han sido fabricadas en Holanda. El costo es de un millón de euros casa una  y sumergirlas y ponerlas operativas sale igual cantidad. Cada una de esas turbinas mide 12 metros de largo y pesa 40 toneladas. A pesar de ser quien es, la reina ha esperado los 4 años que lleva la autorización de la instalación de este sistema, incluida la importación.

El príncipe Carlos ha sido quien más ha insistido para que se use este tipo de energía en las propiedades de la familia real. De hecho, Balmoral ya tiene su fuente propia  y el resto de las propiedades están en diferentes etapas de este proceso.

Saludamos desde aquí este tipo de iniciativas. Por supuesto que hace falta mucho dinero para poder hacerlo, pero no es un problema para la reina.