Viviendas

La casa ecológica de Jennifer Aniston

casa ecológica

Muchos famosos han mostrado, sobre todo en los últimos años, un interés especial por el cuidado del planeta. Buscar formas alternativas de energía o apostar por la reducción de residuos son algunas de las medidas más comunes entre los ciudadanos.

Pero las celebrities pueden, además, permitirse adaptar su casa para convertirla en una auténtica residencia de lujo, sin renunciar, por ello, a ciertas comodidades. Una de las famosas que ha convertido su casa un hogar de lujo, es la actriz Jennifer Aniston.

La casa ecológica de Jennifer Aniston

La casa de Jennifer Aniston, famosa por su papel de Rachel en la serie Friends, está situado en uno de los barrios más exclusivos del mundo, Beverley Hills.

Esta vivienda fue completamente revestida en madera, pero Aniston pidió que ningún árbol se talara para su construcción, y toda la madera procede de árboles ya caídos, el techo fue revestido de metal reflectante, de esta forma se permite un ahorro energético importante. La casa sufrió además varias modificaciones que dieron como resultado un mejor aprovechamiento de las características climáticas de Malibú para un menor impacto medioambiental.

Para suministrar energía al interior, la residencia cuenta con paneles solares que son los que se encargan de recoger y almacenar la energía necesaria.

Ser ecológico es costoso

Quienes estén pensando en adaptar su casa de la misma forma que lo hizo Aniston, deben empezar a ahorrar, y es que la actriz se desembolsó unos doce millones de euros para convertir su lujosa casa en todo un ejemplo de residencia ecológica.

Aunque no sea posible adaptar la casa ecológica como lo hacen los ricos, lo cierto es que cada pequeño gesto cuenta, y todas las acciones que evitan en impacto en el Medio Ambiente, ayudan a su conservación.

¿Qué os parece gastar 12 millones en convertir una casa ecológica?

IMAGEN: Casas de famosos

  • The Exclusive House

    Todo lo que sea contribuir a mejorar el medio ambiente está muy, pero que muy bien. Cueste lo que cueste. ¿Que precio le pondría al futuro de sus hijos o nietos?