Otros articulos

La almeja más cara del mundo cuesta 16.000 euros y no es comestible

fotoalmeja

Su nombre científico es Margaritífera auricularia, es grande, pesada, no comestible y, antiguamente, sus conchas eran utilizadas para adornar las empuñaduras de cuchillos y navajas. Una almeja de agua dulce, que no sirve como alimento, y de las que apenas quedan algunas en la cuenca del Ebro (Aragón).

En peligro de extinción

Está en claro peligro de extinción y se estima que su precio por unidad asciende a 16.000 euros si las autoridades nos sorprenden con alguna en nuestro poder, lo que la convierte en la almeja más cara del mundo. Incluso si se nos incauta una de sus conchas, habría que pagar una multa de 3.000 euros, según informa el diario ABC.

La industrialización, la contaminación y las obras de encauzamiento artificial de su hábitat natural hizo que este bivalvo,  abundante hasta el siglo XIX, prácticamente desapareciera de las aguas de los ríos de Europa en el siglo pasado y que sólo algunas unidades permanecieran en tierras aragonesas.

Sólo 2.500 unidades

En estos momentos sólo hay constancia de una población significativa de Margaritífera auricularia en puntos del Ebro medio y bajo, en el Canal Imperial de Aragón y en el Canal de Tauste. No hay constancia científica de que haya más poblaciones de este peculiar tipo de almeja en otros puntos de Europa, salvo una reducidísima colonia que se encontró años atrás en Francia, en la cuenca del río Loira.

Se estima que quedan unas 2.500 unidades en el Ebro pero escasean los ejemplares jóvenes, por lo que se teme por su futuro ante las dificultades de conseguir aumentar la reproducción.