Delicatessen

Kobe, el arte de crear la mejor carne de buey

La carne de Kobe ha sido descubierta hace unos años en occidente y está considerada como la de mayor calidad del mundo. Originaria de las zonas rurales de Japón, procede del buey Tajima y toma su nombre del puerto de la ciudad desde donde se distribuye al resto del mundo.

En la actualidad menos de 300 granjas crían el buey de Kobe, y es es que su crianza, aunque reporta grandes beneficios, es muy compleja, laboriosa y costosa.

Masajes a los bueyes

Todos los días los bueyes reciben un masaje que les ayuda a relajarse y conseguir un buen tono muscular. Está comprobado que estos masajes ayudan a que los animales estén más tranquilos, relajados y satisfechos, lo que redunda en una carne de una mayor calidad que las de animales sometidos a estrés.

Sake y cerveza en su dieta

La dieta de los bueyes de Kobe incluye sake y cerveza. La cerveza estimula el apetito del buey y además interactúa con la grasa del organismo con un resultado excepcional: la carne apenas acumula grasa. La autentificación de la carne de buey de Kobe se basa en el índice de masa corporal, es decir, debe cumplir unos estándares óptimos en cuanto a la cantidad de grasa, que es mínima.

Otro cuidado que los ganaderos proporcionan a sus bueyes es el baño de sake. Cada cierto tiempo y durante varias horas, los animales son lavados con este tradicional licor japonés. La piel limpia y perfumada con sake influye también en la calidad de la carne.

Toda una tradición milenaria al servicio de la gastronomía más exigente y sibarita para lograr un manjar exquisito que puede degustarse al precio de entre 200 y 300 euros el kilo.