Joyas

Joyas Reales Británicas: la Corona del Estado Imperial

Las joyas de la Reina de Inglaterra son tal vez, la colección más valiosa del mundo. Compuesta por numerosas y antiguas piezas, tiene un enorme valor histórico. Algunas son especialmente simbólicas, ya que se usan en momentos especiales.

La Imperial State Crown, es quizás la más conocida de las joyas reales. Se utiliza en pocas ocasiones. Una de ellas es, por supuesto, la ceremonia de coronación (con cada nuevo monarca) y durante la apertura de las sesiones parlamentarias cada año.

Hasta el año 1838, se utilizaba la corona St. Edward’s Crown., pero la Reina Victoria decidió sustituirla por la Imperial State Crown. Como la corona resultó excesivamente pesada, fue modificada durante su reinado, para alivianarla un poco. Un siglo después, para la coronación de Jorge IV, la joyería Garrard & Co. ,volvió a hacerle cambios, en este caso bastante importantes.

Actualmente esta joya tiene un peso cercano al kilogramo, y una altura de 31.5 cm. Esta claro que no es nada fácil llevarla. Consta de un circulo que se ajusta a la cabeza, del que parten dos arcos, uno frontal y otro lateral, que se cruzan perpendicularmente. Interiormente esta forrada de terciopelo, y tiene numerosos diamantes (2.868 ), perlas, rubíes, esmeraldas y zafiros. De la intersección de los arcos elevados, surge una cruz. En el centro de la misma, hay un rubí procedente de un monasterio español, y que fue parte del botín del Príncipe Negro. Debajo de esta piedra, hay un diamante llamado “segunda estrella de Africa”, de 317.40 kilates. Otra piedra muy interesante de esta corona, es el zafiro de San Eduardo.

En posts siguientes veremos más piezas de esta fabulosa colección.

 

  • mia miñonet

    esta corona es muy hermosa y elegante la verdad todoa desearimos una asi pero no a todos les luciria como lo hace en una reina honorable, hermosa, caritativa y muy amable