Joyas

Jacqueline Kennedy Onassis y las joyas

Pocas mujeres han marcado tendencia con tanta claridad como lo ha hecho ella. Icono de la elegancia del siglo XX, proyectaba la sensación que era ella quien le marcaba la moda a sus diseñadores, y no a la inversa, tal cual sucede siempre. Seguramente son muy pocas las mujeres con las que se puede comparar en ese sentido.

Al día de hoy, y a muchos años de su muerte, aún se siguen sus líneas, tanto en vestimenta como en complementos. Basta recordar, por poner un ejemplo, las gafas de Jackie. Aún en los muy dramáticos momentos del funeral de su esposo John F. Kennedy, su elegancia impecable junto a sus dos pequeños hijos, ha quedado en la retina de todos.

Su gusto muy personal por las joyas, era indiscutible. Tanto durante su matrimonio con Kennedy, como posteriormente con Onassis, supo lucir piezas impresionantes, tanto en precio como en gusto. Se han llegado a subastar muchas de esas joyas por valores realmente importantes.

Su buen gusto por los collares, destacando muchas veces los de perlas, era evidente. Durante su primer matrimonio acumuló una cantidad importante de joyas, muchas de ellas regalo de su marido. Entre ellas se destacan: un anillo que su esposo no llegó a entregarle, de Kunsita; muchas piezas de rubíes, y unos especiales aretes de turmalina.

Claro que durante el matrimonio con Onassis su colección creció de un modo notable. Se dice que él le habría regalado no menos de 4 millones de euros en joyas. Buena parte de los mismos fueron en el anillo de compromiso, subastado en mas de dos millones y medio de dólares, en 1996.

Imagen: es.wikipedia.org

  • Ladislao (Argentina)

    Bella, inteligente, distinguida, elegante y famosa. A esas dotes que privilegian a pocas mujeres, Jackie sumó una vida de tragedia. Alguien dijo que fue lo más próximo a la nobleza europea que tuvo EE.UU.; lo cierto es que descolló en todos los ámbitos por donde deslizó su presencia. Una mujer incomparable.-