Otros articulos

Hasta los perdedores ganan en los Oscars de Hollywood

Oscars

Indudablemente para un actor no hay nada como ganar un Oscar, es el mayor reconocimiento que se hace en el mundo del cine. Pero los que no lo ganan también se llevan premios de consolación.

“Everybody wins at the Oscars” -“Todos ganan en los Oscars”-, este es el nombre que se le ha dado al obsequio que reciben los “perdedores” de las principales categorías (ya quisiera yo ser perdedora de un Oscar) o por decirlo de otra forma, los que no ganan la preciada estatuilla. El coste de este presente que se entrega en una bolsa y se hace enviar a las casas de los nominados no ganadores, ronda los 80.000 $ y es cortesía de la empresa Distinctive Assets, que también los entrega en los premios Grammy y en los Emmy.

El coste de los regalos que se incluyen en la bolsa no está nada mal, ya que el año pasado el valor alcanzó los 45.000 $ por lo que este año es prácticamente el doble. Entre los obsequios que se incluyen están paquetes de vacaciones, el más caro es un tour por Japón valorado en 15.000 $, así como por México y Las Vegas. También cuenta con sesiones de Spa y tratamientos y productos curiosos como productos para las mascotas, un sistema de filtración de agua o un tratamiento de cirugía de restauración capilar valorado en 16.000 $.

Oscars

El domingo 2 de marzo se conocerán tanto los ganadores como los perdedores

Todo está ya preparado para la Gala de entrega de estos premios en su 87 edición, con 2.700 estatuillas entregadas hasta el momento, pues comenzaron a entregarse en 1929 aunque el nombre oficial de Oscar no llegó hasta 1.939.

La ceremonia de entrega de los Oscars tendrá lugar el día 2 de marzo a las cuatro de la tarde hora de Los Ángeles, por lo que los que queramos seguirlo en directo tendremos que trasnochar pues aquí será a la una de la madrugada del día 3. La presentación de la Gala correrá a cargo de la humorista Ellen Degeneres que ya lo hizo en el año 2006, por lo que repite.

En definitiva, una entrega más de estos premios que harán que cientos de espectadores se sienten ante sus televisores para ver a los ganadores y a los no ganadores, que, viendo los premios de consolación, no lo son tanto.