Joyas

Harry Winston, una joyería con glamour

harry-winston-una-joyeraa-con-glamour

En los artículos de lujo, sobre todo en las joyas, no sólo alcanza con el tallado, la creación, los materiales, el buen gusto, etc. hay que tener quién pueda comprar esas verdaderas obras de arte.

Los clientes muchas veces suelen ser muy discretos al momento de adquirir una joya, pero los joyeros o las joyerías tienen la necesidad de hacer conocer sus productos. Para ello muchas veces recurren a personalidades muy famosas, como estrellas de Hollywood o miembros de la realeza. Quienes al lucir sus joyas garantizan un punto de referencia para el resto.

La firma Harry Winston es una de las más prestigiosas y exclusivas del mundo, como lo son también sus clientes; con más de cien años en el mercado, sus piezas las han adquirido por ejemplo el Sha de Irán quien compro una tiara para Farah Diba en el año 1958, o un diamante que Richard Burton compró para Elizabeth Taylor.

Esta compañía poseía la mayoría de los diamantes más grandes del mundo y ha vendido algunos de ellos como son el Jonker, el Vargas, el Estrella de Sierra Leona entre otros. Se puede encontrar sus exclusivos salones en  Nueva York, Ginebra, París, Beverly Hills y Tokio y la tarea de cortar, pulir, diseñar el diamante hasta crear una joya se logra en el edificio Winston en la quinta avenida de Nueva York.

Harry Winston, primera a nivel mundial en marcas de joyas.

Imagen: harrywinston.com