Delicatessen

Glenfarclas 21 años, uno de los mejores whiskies de malta

fotowhisky

Fue en 1836 cuando la pequeña destilería escocesa de Glenfarclas abrió sus puertas pero hubo que esperar hasta dos décadas después para poder disfrutar del verdadero potencial que sorprendió en su época y que aún hoy la mantienen entre las más prestigiosas.

Más de 175 años de tradición

Glenfarclas está hoy dirigida por la quinta generación de la familia Grant, que mantiene una gestión independiente en el difícil y competitivo mercado de los destilados de whisky escoceses. En Glenfarclas tratan de mantenerse fieles al espíritu con el que comenzaron a trabajar hace ya más de 175 años.

Entre su amplia gama de whiskies de malta hay uno muy especial que, con el paso del tiempo, se ha convertido en la estrella de la colección y ya es el predilecto de la casa. Se trata del whisky Glenfarclas 21 años, una bebida con carácter y de una complejidad aromática única, lo que le ha valido el reconocimiento, entre otros muchos, en el International Wine and Spirits Competition, donde ganó la medalla de oro en el año 2012.

Explosión de sabores

Su explosión de sabores es inigualable. Las nueces, almendras, frutas ajerezadas y las notas cítricas con un suave toque a vainilla le dan un cuerpo muy fuerte. Y su toque final, ahumado y especiado, deja en el paladar un sabor suave pero que permanece. Los amantes de las bebidas clásicas pueden disfrutar del whisky más cuidado de la casa Glenfarclas a través de las bodegas especializadas y tiendas gourmet.

En unos tiempos donde parece que la ginebra y el gin tonic están de moda, el clásico whisky escocés de malta siempre es una buena opción para finalizar una buena comida o saborearlo junto a un habano.