Joyas

Galliano condenado

La vida de John Galliano ha cambiado radicalmente en los últimos meses. De ser un diseñador estrella, emblema del lujo y del éxito, a ser un triste personaje, sin empleo y condenado por proferir insultos antisemitas, solo ha pasado realmente poco tiempo. Lo que es seguro es que de esto, no se vuelve.

Galliano culpa a las drogas y el alcohol de todo esto. En definitiva, ni las drogas ni el alcohol entraron en su cuerpo a la fuerza, por lo que su responsabilidad sigue estando vigente. Suena mucho más a excusa que a explicación.

La sensación personal que tengo, más allá del obvio consumo de alcohol y drogas de este triste personaje, es que su tremendo éxito lo han hecho sentir (equivocadamente) impune. Se creyó tan por encima de todo y de todos, que podía decir o hacer lo primero que le venga en gana.

Pues así le ha ido. Lamentable por su talento, pero justo por irremediable estupidez.

Imagen: gossip.whyfame.com