Otros articulos

Pierde el lujo en Argentina

Esta semana se ha anunciado el cierre de otra tienda de lujo en Buenos Aires, en este caso Cartier, pero es una más de una lista que se viene engrosando a ojos vista últimamente. La milla de oro de Buenos Aires, la coquetísima y espléndida Avenida Alvear, va resintiendo cada vez más claramente estos cierres. En estos tiempos ha cerrado, por ejemplo, la tienda de Calvin Klein y la de Ives Saint Laurent.

Si bien los números en argentina son cada vez menos auspiciosos, no se trata de eso. El problema son las restricciones que se han tomado para evitar el lavado de dinero, pero de un modo muy extraño. No se puede comprar dólares y cuando se consigue hacerlo, luego de un largo trámite donde se explica para que se compra y de donde ha salido el dinero, se debe pagar el precio oficial, claramente inferior al paralelo. Cuando se toman medidas de este tenor, el mercado negro demora 3 segundo en desarrollarse en forma monstruosa.

En particular hay un personaje, el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que tiene unos modos similares a los de los mafiosos  y es quien implementa estas políticas. Por ejemplo, si se gasta más de 10 mil euros en un año en compras que no sean alimentos, hay que presentar una declaración jurada. Si la cifra es mayor el trámite es carísimo e interminable.

Lenta pero notoriamente Argentina comienza a aislarse y en algunos rubros es más notorio que en otros. En el lujo las cosas parecen bien complicadas.

Foto: captura cartier.com