Joyas

Esmeraldas y rubíes en gemoterapia

Desde la antigüedad muchos pueblos han creído en el poder energético de algunos minerales. Actualmente, la gemoterapia está muy difundida en muchos países, contando con innumerables seguidores. Basados en la creencia de que la energía de determinados minerales puede cumplir un rol muy importante en la curación (o autocuración) de muchas enfermedades; los seguidores de esta tendencia adjudican un valor clave a algunas piedras en particular.

Quienes practican gemoterapia intentan resolver los problemas de las personas, consideradas como un todo. Esto quiere decir, que no se limita a la curación de problemas físicos, sino que le adjudican un rol clave a todos los demás aspectos del ser humano: psicológico, emocional, mental y espiritual.

El rubí, piedra de alta dureza con un color variable dentro de la gama del rojo. Se le adjudican varias propiedades: mejora la circulación de la sangre y además actúa de un modo muy eficiente contra la depresión. Aumenta la absorción de elementos fundamentales, como algunas vitaminas, hierro y calcio. También sería muy eficiente en los problemas digestivos, neurológicos y articulares.

La esmeralda es una piedra de la cual  hemos hablado varias veces. Tiene una gran energía positiva. En cuanto a los problemas de salud, se la utiliza mucho para problemas digestivos (sobre todo del hígado), aumenta las defensas naturales, mejora notoriamente problemas de piel y vista, y tiene una acción muy directa en el sistema nervioso. En los aspectos emocionales, aporta equilibrio.

En post siguientes veremos otras piedras.