Joyas

¿En qué se diferencia un zafiro de un rubí?

fotozafiro

El zafiro es una de las cuatro gemas preciosas más valoradas junto a la esmeralda, el diamante y el rubí. Pertenece a la misma familia de minerales que el rubí, es decir el corindón, siendo la única diferencia una convención de nombre. Se llama rubí a los corindones rojos y zafiro a todos los demás colores de corindón, incluyendo los rosados.

El zafiro, como gema preciosa, es la variedad transparente y azul del mineral corindón mientras que el rubí es la variedad roja, con calidad de gema, del mismo material.

Aunque muchas veces se aplica el término zafiro para todos los colores excepto el rojo, el zafiro auténtico es azul intenso, siendo el mejor matiz un azul acíano llamado azul de cachemira.

Los distintos colores del zafiro se deben a pequeñas cantidades de impurezas, como cromo, hierro o titanio en el óxido de aluminio, componente principal del mineral.

Gama de colores

Los zafiros se encuentran en estado natural en una amplia gama de colores, desde el transparente pasando por diferentes tonos de rojo, amarillo, azul y sus combinaciones.

Los mayores productores están en África y actualmente se han encontrado yacimientos en Sudamérica. La Antártida es rica en este mineral pero, debido a su delicado equilibrio ecológico, se ha limitado la explotación.

Alta joyería

El uso el zafiro se restringe a joyería y aplicaciones láser, y desde 1902 se pueden crear de forma artificial, aunque los más valorados en la alta joyería, como sucede con los diamantes, son aquellos que no han sufrido ningún tratamiento adicional tras su extracción, y pueden ser incrustados en distintas joyas, como sortijas, pendientes o broches, sin necesidad de ser tallados, alcanzando así valores elevados en función de los quilates que contengan.