Hoteles

El lujo sobre ruedas en España se llama Transcantábrico

Transcantábrico

Los hoteles convencionales se convierten en aburridos una vez que se ha conocido el Transcantábrico. Un auténtico hotel de lujo sobre ruedas que ofrece todas las comodidades y los servicios de un hotel al uso, pero cada noche en una ciudad distinta del norte de España.

El Transcantábrico ostenta el honor de ser el tren turístico más veterano de España, pues hace ya 30 años que está en servicio. Han sido varias transformaciones y renovaciones las que lo han convertido en lo que es hoy: un auténtico hotel de cinco estrellas sobre raíles.

A la estética refinada de principios del siglo XX se unen los avances y la comodidad del siglo XXI. El tren cuenta con suites Gran Lujo para los más exigentes y suites Junior que, aunque menos lujosas, incluyen todo lo necesario para una estancia confortable. Un detalle muy interesante es que los coches salón son los vagones Pullman originales de 1923, -auténticas joyas del patrimonio histórico-ferroviario- restaurados y decorados exquisitamente en este tren. Así mismo, cuenta con el vagón restaurante en la que se ofrece la mejor gastronomía del norte de España.

Vagón restaurante

El Transcantábrico ofrece dos viajes con distinta duración

Los itinerarios que ofrece el Transcantábrico son dos que se combinan con rutas en autobús (estas serían desde Santiago de Compostela – San Sebastián y León – Santiago de Compostela). La duración oscila entre los 3 días 2 noches y los 8 días 7 noches. El viaje se completa con visitas y excursiones acompañadas de guías especializados. También existe la posibilidad de que el viajero permanezca en el tren mientras se encuentra en la estación o salir por su cuenta a conocer la localidad donde se esté en ese momento.

Los precios para poder disfrutar de esta experiencia única no están al alcance de todos los bolsillos, ya que oscilan entre los 771 € de la suite Junior en temporada baja hasta los 4.500 € en suite Gran Lujo en temporada alta.

También existe la posibilidad de alquilar el tren para cualquier evento que pueda celebrarse, como por ejemplo congresos o reuniones -para lo cual el precio se ajusta dependiendo de las necesidades-. Todo un lujo en el norte de España, no cabe duda.