Otros articulos

El Baile de la Rosa en Mónaco

Hay eventos que son clásicos que despiertan mucha curiosidad. Uno de esos eventos es el Baile de la Rosa, en Mónaco. Los motivos de esa curiosidad son más que comprensibles. Lo que esa noche vestirán las princesas y las invitadas son muchas veces inspiración para tantas otras mujeres. Este año la curiosidad era doble, ya que además de tratarse del 30 aniversario del evento, era la primera vez que la princesa Charlene haría de anfitriona de este baile.

La finalidad del evento que se realiza en el Sporting Club de Montecarlo, es recaudar fondos para la Princess Grace Fundation, quien se dedica a financiar investigaciones médicas, fines sociales y culturales. Este año el tema del baile ha sido Swinging London. La fundación fue creada en 1982, tras la trágica muerte de la Princesa Grace, por su esposo el Príncipe Rainero III. Actualmente es presidida por la Princesa Carolina.

La Princesa Charlene ha estado especialmente elegante con un vestido beige y negro, sobrio como es su estilo, pero impecable. Claro que quien se ha robado todas las miradas es la Princesa Carlota, hija de Carolina. La impresionante belleza de la joven se vio perfectamente bien enmarcada con un vestido de corte sirena, de una azul muy pálido. Ha entrado al baile del brazo de su tío Alberto.

La Princesa Carolina ha lucido un atuendo con ciertos aires roqueros. Se trataba de un conjunto de dos piezas en colore negro, con muchos apliques metálicos. En lo personal no me ha gustado ni un poco, pero a la prensa si.