Delicatessen

Edición limitada de Veuve Cliccquot

Parece que últimamente tenemos que hablar de muchas ediciones limitadas. El hecho de que la industria del lujo siga en un constante y marcado crecimiento, conlleva otras consecuencias. Una de ellas es el aumento de la competencia, lo que a su vez lleva a ser lo más creativos posibles. Hay un público ávido de lujo (no aquí, por lo pronto, pero si en el mundo) y para satisfacerlo hay que proponer cosas todo el tiempo.

Pues la propuesta de Veuve Cliccquot es lo más lindo y creativo que he visto últimamente. No es que se recurra al lujo extremo, costos elevados y materiales carísimos. Han recurrido a algo más simple pero más raro: buen gusto. Porque cada vez que hablamos de una edición limitada es como una competencia de costos elevados. No es necesario cuando sobra el talento.

Para presentar el champagne “Rosé Fridge” es que se la hecho esta edición. Se trata de una pequeña y muy retro neverita, de color rosa, obviamente, que es una verdadera cucada. Es la típica nevera de los años 50, con sus formas redondeadas y hasta con el clásico tirador de metal. Es como una miniatura exacta. El detalle del color, obviamente es por el champagne que lleva en su interior.

Si hemos tenido la precaución de enfriar el champagne previamente, dentro de la pequeña nevera seguirá frío por al menos dos horas. Se me ocurre la sorpresa de esta edición limitada en una canasta con los quesos correspondientes, chucutería y obviamente, caviar. Al menos eso es lo que nos indican los expertos.