Joyas

¿Deben usar joyas los niños pequeños?

La costumbre de regalar joyas a los niños pequeños, está muy arraigada, fundamentalmente en algunas familias, ocasiones especiales o lugares. Según las diferentes culturas, éstas varían en tamaño y en valor, pero podemos decir que como mínimo, es bastante común y socialmente aceptado.

Pensemos solamente en los bebés. ¿Quién no ha regalado alguna vez un broche, una medallita, los primeros aretes, a un niño de la familia para su nacimiento o bautizo?

Sin embargo, es una pésima idea, ya los niños pequeños no deben usar joyas en ninguna ocasión. Es una simple cuestión de sentido común, y evitar accidentes totalmente innecesarios, y lamentablemente frecuentes.

Veamos que sucede con los aretes. Pueden, y muchas veces ocurre, que se enganchan en la ropa de la niña, y al mover la cabeza, provocan lesiones importantes en la oreja. Tal vez no es un accidente serio, pero probablemente le deje una marca, o requiera que, para poder usar aretes a la edad en que desea hacerlo, tenga que pasar por una cirugía reparadora.

Los broches ocasionan lesiones con su parte punzante. Los collares pueden lesionar el cuello, e incluso producir algún ahorcamiento. Suena horrible pero es real. Los bebés tienen por costumbre llevar todo a la boca, por lo tanto siempre tenemos cuidado de no dejarles cerca objetos pequeños. Tal vez muchos no tengan en cuenta que una medalla, es lo suficientemente pequeña como para que el niño pueda aspirarla, con la consecuencia obvia. Lo mismo ocurre con los dijes de los brazaletes.

Por lo tanto, por más tradicional que sea este tipo de regalo, no es prudente hacerlo, y desaconsejamos fuertemente el uso de joyas en niños pequeños.