Joyas

Cómo elegir los pendientes que más te favorecen

Los pendientes enmarcan el rostro, por lo tanto, la forma y tamaño de los mismos, deben ser los más adecuados para cada persona. Lo mismo sucede cuando estamos decidiendo el mejor corte de cabello o las gafas. El punto es destacar lo más importante y disimular los defectos. Existen algunas sencillas pautas que es bueno respetar y ha llegado el momento de compartirlas en este espacio.

Si tu rostro es cuadrado, la mejor elección son pendientes pequeños y redondos. Nunca deben llegar a la mandíbula, porque resaltan el ángulo, que en este caso es de por sí, acentuado. Lo contrario ocurre con los rostros redondos: nunca usar pendientes pequeños ni redondeados, y si convienen aquellos alargados que disimulan la redondez.

Si tienes un rostro triangular, puedes usar todo tipo de pendientes, siempre que no sean alargados y finos a la vez. En este tipo de casos quedan muy bien los largos y anchos. Las más favorecidas son las que tienen cara ovalada: no hay restricciones a la forma, elige en base a tu gusto y la moda.

Algo que es muy importante recordar es tener en cuenta los colores de las demás joyas, vestimenta y sobretodo, maquillaje. El foco de atención debe estar en un sólo lugar, sino, el efecto final es muy recargado. Si los pendientes son muy coloridos y de tamaño importante, es necesario ser sobria con el resto del conjunto. En cuanto a los materiales y estilo, siempre se puede intentar, aunque con cuidado, combinar algún estilo diferente. Contrastar lo clásico con alguna pieza más vanguardista puede llegar a causar un efecto interesante.