Joyas

Cómo elegir joyas

En el curso de la vida diaria, muchas veces nos enfrentamos al dilema de regalar joyas. Así puede ser que se trate de un homenaje a un compañero de oficina que se retira o cambia de empleo, puede ser para un familiar en un aniversario muy especial o puede ser para nuestra pareja. En primer lugar, creo que debemos pensar en la persona, sus gustos y preferencias y a partir de ese momento, tomar la decisión

Hay personas que les gusta lucir radiantes todo el día, y que, normalmente lucen brazaletes, anillos y cadenas. En este caso la elección es más difícil, porque debemos adecuar nuestra elección a ese gusto y, si se trata de una persona con buena situación económica la joya debe ser importante en cuanto a su valor. En mi caso personal, recurro a un joyero de confianza, que sé que me asesorará adecuadamente en cuanto a la calidad de la joya.

Si no cuento con un joyero de confianza puedo recurrir a Internet, ahí encontraré distintas ofertas de todo tipo de joyas, su calidad, (en el oro quilates por ejemplo, que nos indica que cantidad de oro y de otros metales tiene la joya) y su precio. Obviamente en su precio puede tener importancia su diseño o su marca…

En lo personal, le doy particular importancia a que la persona sienta que no hemos ido a adquirir algo basado en nuestra disponibilidad monetaria, sino que nos hemos basado en quien recibirá el regalo.

Es muy importante si se trata de nuestra pareja, agregar a la joya un toque personal, en el caso de un anillo, brazalete, o llavero puede ser el grabado en su interior de un nombre, un lugar, una fecha que por supuesto sea significativa para ambos, o si es una persona religiosa incorporarle una imagen.

Tendemos a vincular joyas con el sexo femenino, pero no olvidemos que a los hombres también les gustan y a ellos también se aplican los consejos anteriores.

En relación a lo anterior, no olvidemos que las joyas estándar, nos dan, muchas veces la posibilidad de agregar ese toque personal que la hará distinta a cualquiera similar y que, sobre todo la hará personal e irrepetible como el momento en que la entregamos.