Delicatessen

Caviar Nacarii: un lujo nuestro

Con el caviar sucede algo bastante curioso. Es un producto que se lo asocia rápidamente con el lujo y la elegancia, pero que en la realidad, le gusta a menos gente de la que dice que le gusta. Es por una razón muy simple: el caviar no es para todos. Y no hablo de precios, hablo que se necesita un paladar especial para poder valorarlo. No alcanza con sentir que da status, se necesita educar el paladar.

Y eso ocurre porque se trata de un producto con un sabor y aroma muy intenso. Y si es bueno, ese gusto en boca tiene que ser largo. Si no te gusta, es una tortura.

Pues a mi me encanta. Y cuando la calidad es como la de Nacarii… ni hablar. Se produce en los Pirineos Occidentales, donde se crían los esturiones en el nacimiento del río Garona, a 700 metros de altura. Estos cuidados en la cría, garantizan un nivel de resultados excelentes.

Imagen: caviarnacarii.es