Delicatessen

Caviar: Lujo y ecología sí es posible

Uno de los alimentos más asociados con el lujo en el ámbito gastronómico es, sin lugar a dudas, el caviar. Y muchos ubicamos la procedencia de esta delicatessen generalmente en países como Irán o Rusia. Sin embargo, son menos los que conocen que en Granada también se produce caviar de gran calidad desde hace poco más de una década, y que los esturiones, origen de tan valorado producto, ya vivían en aguas del Guadalquivir hace millones de años.

Ahora, la producción de caviar en tierras granadinas ha conseguido, además de los beneficios propios de la comercialización de las huevas de esturión, recuperar una especie que prácticamente había desaparecido. Lujo y ecología, en esta ocasión, sí  van de la mano.

Lujo ancestral

Ya los fenicios hace 30 siglos comían caviar en ocasiones señaladas, conscientes del gran valor que tenía. Hoy el kilo de tan preciado manjar oscila, según categoría, en torno a los 6.000 euros, por lo que su comercialización puede llegar a ser muy rentable.

El acuerdo entre empresarios y la Universidad de Granada ha permitido recuperar una tradición que había desaparecido, y aunque el objetivo principal de las empresas que comercian con el caviar granadino no es lograr la reproducción de los esturiones en libertad, investigadores universitarios están trabajando para devolver de nuevo al Guadalquivir el esturión.

Aunque el caviar no es producto de consumo masivo en España, sí existe cierto mercado en algunos restaurantes de lujo, sobre todo en Madrid y Barcelona, aunque la mayoría de la producción del caviar granadino termina en las mesas de comensales franceses, alemanes, ingleses, daneses o japoneses.