Delicatessen

Cava y Champagne, ¿es lo mismo?

El champagne es el vino espumoso que más se vende en todo el mundo a pesar de ser el más caro. En España, sin embargo, se consume más cava como alternativa a la bebida procedente de Francia. ¿Son iguales? ¿En qué se diferencia esta bebida asociada a las celebraciones y al lujo?

Tipo de uva

Básicamente la principal diferencia está en el tipo de uva que se utiliza para su elaboración. Mientras que el champagne francés se nutre de las variedades chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier (uvas tintas, aunque vinificadas como si fueran blancas), el cava lo hace de las autóctonas Macabeo, Xare-lo y Parellada (las tres son blancas), lo cual no quita en que hoy en día se elaboren algunos cavas con el mismo tipo de uva con las que se hace el champagne.

Otra de las diferencias entre ambas bebidas es el clima. El champagne se elabora en su mayoría en la zona de Reims, próxima a París, de clima atlántico, lluvioso y frío. El cava, mayoritariamente fabricado en Cataluña, recoge las características del clima mediterráneo, es decir, sol y altas temperaturas.

Una de las diferencias más acusadas está en que los cavas suelen hacerse con uvas de una misma vendimia, mientras que es más corriente que los caldos frances utilicen uvas de distintas vendimias, obteniendo así un resultado más complejo.

Respecto al proceso de elaboración, es coincidente, y el más extendido es el conocido por “método champenoise”, descubierto por Dom Perignom, el monje benedictino , de la abadía de Hautvillers a finales del siglo XVII.

Finalmente, señalar como otra de las diferencias entre ambas bebidas el tiempo de crianza requerido. En el cava suele oscilar entre los dos y los cuatro años, mientras que el champagne precisa de tiempos más largos, generalmente a partir de cinco años.