Joyas

Calvin Klein apuesta por el oro

La nueva colección de joyas de Calvin Klein, bautizada como ck born, evoca oro, nada más; es la sensualidad del brillo de un metal, brillante, amarillo, maleable y dúctil; un metal finito e irreproducible, irredento a la alquimia, clásico, que nunca pasa de moda o, mejor aún, que siempre lo está.

Estilo elegante e informal

Las colecciones de joyas “cK” de Calvin Klein se caracterizan por el estilo elegante y contemporáneo del diseñador americano. Para estos trabajos se usan exclusivamente materiales de alta calidad como acero inoxidable y oro, como es este caso, en contraposición con otros trabajos en los que se incluyen perlas naturales y cuero de calidad superior, o elementos de cristal de colores. El objetivo final, siempre, es buscar un estilo propio, con un toque un toque informal y personal, dentro de la elegancia que aportan las cosas sencillas bien hechas.

Recuerdos del origen

Este nuevo trabajo de la marca destaca por su sencillez, la sutil ondulación del metal sin endidura ni piedra alguna recuerda a antiguas muestras de oro trabajado, a algunas de las joyas que nos han llegado de civilizaciones pasadas, a brazaletes egipcios e incluso a los hallados en la necrópolis de Vara y que son reconocidos hoy como el primer oro trabajado del mundo.

Son piezas de oro de corte sencillo, elegante, sin estridencias.

Esta colección que evoca principio, nacimiento y origen desde su propio nombre, combina el oro con el polvo de este metal para recubrir creaciones realizadas sobre acero.

Es esa variación de tonos, oros y acero, la única diferencia que hay.