Vehículos

BMW M8, un coche sólo para coleccionistas

fotobmw

El M8 de BMW fue un modelo desarrollado por la división deportiva de la marca alemana que no llegó a ser comercializado por los circuitos comerciales tradicionales, y del que tan sólo algunos afortunados dispusieron de las pocas unidades que llegaron a salir de  la fábrica alemana.

Hoy en día es un vehículo de coleccionista, prácticamente imposible de ver por las carreteras y que sirvió para desarrollar una de las series más potentes de BMW, la bautizada con el número 8.

Fue a principios de los 80 cuando nació la Serie 8, en la que destacaba el exclusivo 850i, un coche con un motor de 5.000 cc y que aportaba una potencia de 300 cv hasta entonces sólo reservada a coches deportivos de alta gama, básicamente algún modelo de Ferrari o Lamborghini.

Hasta 550 cv de potencia

Con el paso del tiempo se siguió trabajando a nivel mecánico en el BMW M8 que destacaba por su enorme motor V12 de 6.0 litros de cilindrada que, con una potencia estimada de 550 caballos tan sólo es superado por los nuevos V8 que actualmente montan los X5 M y X6 M, sin lugar a dudas una potencia sobrenatural para un vehículo BMW de 1990.

Fue por esta causa, la alta potencia que desarrollaba el coche en aquella época, lo que hizo que BMW no llevara este modelo al mercado porque, según los alemanes, no tenía mercado suficiente para ser rentable. Sin embargo, el buen trabajo realizado por los ingenieros de la división M de BMW no pasó desapercibido y el motor se consiguió montar en vehículos tan importantes para la historia automovilística como fue el M1 de McLaren.