Joyas

Anillos extraños

En joyas, como en casi todo en la vida, las variantes son casi infinitas, o al menos, muy numerosas. Para gustos, colores  y se puede decir que gustos raros hay muchos, como veremos hoy. El problema, desde mi punto de vista, es cuando se intenta ser original como objetivo clave, por lo que se busca lo más raro o bizarro, sin pensar si esa joya es algo de buen o mal gusto. Tal vez algunas de esas joyas sean promociones y no encuentren compradores, pero me temo que si.

Para empezar con algo curioso pero que no es de mal gusto total, están los anillos que cambian de colores según el estado de ánimo de quien lo lleva puesto. No tengo claro si es tan así, pero parece que si el anillo está de color azul todo va bien, pero mejor no acercarse si ha tornado al negro, lo que revela un mal humor seguro. La idea es un poco infantil pero no deja de ser divertida.

Hay otros anillos con diseños alusivos al trabajo que se realiza. Por ejemplo los hay con las letras del teclado del ordenador, con un @, o hasta con los símbolos de los elementos químicos de la tabla periódica. Para la persona adecuada puede ser un regalo divertido, pero hay que dar con esa persona.

Los que me parecen de franco mal gusto son dos. Hay unos que tienen un sector transparente y en el interior del mismo un insecto. Horrible es poco. Otros que me parecen del peor mal gusto son los que tienen dientes o muelas reales.