Joyas

Algo más sobre la crisis y las joyas

Tiempo atrás, en un post dedicado al tema, veíamos el claro aumento de la actividad en los negocios que compran joyas usadas y en los Montes de Piedad. La crisis se ahonda, y este incremento se marca cada vez más. En estos días, la TVE ha presentando un informe sobre el tema. Me resultó interesante remarcar la postura de dos personas que acudían a uno de estos locales, pero justamente por lo opuesto de sus actitudes.

El primer caso era el más clásico. Una persona que se veía obligada a vender una joya que tenía mucho significado, ya que la apremiante situación que atravesaba no le dejaba más opciones. Pero lo hacía con real tristeza y con un sentimiento muy cercano a la humillación. Este tipo de postura es la que se ve con más frecuencia en estas situaciones. Se retiraba con el dinero obtenido, pero sin duda con un sentimiento de derrota importante.

El otro caso era totalmente opuesto. Una señora venía con gran numero de joyas de familia. Cuando le preguntaron si no le daba lástima venderlas, respondió con un enfático no. Se sentía muy satisfecha de que esas joyas pudieran sacarla de un apuro. No se veía ni tristeza ni humillación. Más bien estaba contenta de poder resolver su problema gracias a esas joyas.

Por supuesto que la postura de esta señora me pareció muy saludable. Las joyas son objetos. Nosotros les damos un significado. En este caso, la sensación que me quedó es que el nuevo significado que tenían para ella era resolver un problema.